Venta de Llantas en Quito Guayaquil y todo Ecuador , llantas rin 13 14 15 16 17
Que el trabajo no acabe contigo, conoce qué es una persona workaholic, su significado y aprende cómo identificar los síntomas que muestran esta actitud.

Consejos en el caso de que quedes desempleado

Es común escuchar en las noticias, en el supermercado y hasta en el autobús lo complicado que se ha puesto el mundo laboral en el país y no es un fenómeno exclusivo de nuestro país. Son muchos los rincones del mundo que se están enfrentando a este fenómeno. Por eso lo mejor es tener un plan B que nos ayude a afrontar una posible situación de

desempleo

.
En primer lugar, es normal sentir frustración y un sentimiento de baja autoestima cuando se pierde un empleo; es común que las personas sientan que han fracasado. Por esa razón, luego de la pérdida de un ser querido, el perder el trabajo es una de las peores pesadillas que se pueden tener. Lo importante es entender que esto no define nuestro futuro y que no estamos destinados al fracaso, al contrario, muchas veces, es la oportunidad de abrir nuevas puertas.
Eso sí, lo mejor para evitar que esa sensación de fracaso se vuelva realidad es crear vínculos y no aislarse del mundo que nos rodea, sobre todo de los más cercanos. Es prudente que ellos sean los primeros en saberlo. Es sabido que entre el 70 y 80 por ciento de las ofertas laborales se vuelven efectivas en las personas que han construido una red de contactos; es bueno dejar que nuestro entorno sepa que estamos en busca de un empleo.
Primeros auxilios para no perder el control
  1. Contener nuestras emociones, obre todo en público, es la mejor forma de empezar a superar el mal momento. La razón de esto es que así evitaremos hablar mal de la empresa y ventilar sus intimidades. Aunque parezca que con esto se les hará quedar mal, la verdad es que serás tú quien de una mala imagen de ti mismo. Si es tan necesario desahogarse, lo mejor es refugiarse en el círculo íntimo de amistades o familia.
  2. La actitud es una pieza clave para volver al mundo laboral. Sí, es cierto que la frustración está en la superficie de nuestros pensamientos, pero es un deber urgente superarla porque de lo contrario se pierde el foco en conseguir nuevas opciones. Es muy difícil que una empresa se interese por una persona que refleje amargura. Lo mejor es dejar esas emociones en casa y llevar a la entrevista las habilidades que aportarán valor a la compañía.
  3. Olvidemos culpables porque lo único que se logra con esto es perder tiempo valioso, mismo que se puede invertir en buscar otro empleo. Es más, buscar trabajo es un empleo en sí, por lo tanto, es necesario dedicarle las mismas horas a la semana que se le dedicaba al trabajo anterior; con esto aumentan las oportunidades. Hacer un repaso a las habilidades que tenemos es un buen ejercicio que incluso nos hará descubrir si necesitamos aprender unas nuevas; la edad no es un pretexto y es mejor no mencionarlo, porque de lo contrario implantaremos esa idea en los entrevistadores.
  4. Volver a organizar las finanzas es un punto sumamente importante en la transición hasta conseguir un nuevo empleo y si tenemos la costumbre de ser precavidos, obviamente, habremos pensado en un

    seguro

    . Controlar el bolsillo se vuelve necesario, revisar los gastos a los que estábamos acostumbrados y hacer un balance para quedarse con lo estrictamente necesario. Aquí, el

    seguro de desempleo involuntario

    es un excelente salvavidas porque nos permitirá, junto con el ahorro, sobrellevar esta etapa que será apretada porque los gastos serán superiores a los ingresos.
  5. Es hora de perder el miedo a nuevas experiencias laborales, no es necesario pensar que el tiempo invertido en la anterior empresa fue tiempo perdido. Al contrario, la experiencia que se ha adquirido en esos años puede ser muy útil para dedicarse a la consultoría. Los trabajos de medio tiempo o vía Internet desde casa también cuentan como una oportunidad de adquirir nuevas habilidades además de garantizar un ingreso, aunque bajo, rápido.
  6. Y al final es bueno tener rutinas como continuar levantándose temprano con una mejor actitud sobre las oportunidades que están por venir. Salir a hacer ejercicio mantendrá la mente despejada y el cuerpo relajado. Aprovechar la situación para comer en familia y así alivianar la preocupación. Buscar empleo es también una forma de emprender, no esperemos a que la oportunidad llegue y ya. Esta puede crearse con un poco de ingenio.
Unos pocos consejos técnicos
  1. Asesorarse sobre las condiciones y beneficios del seguro de desempleo que se tenga, para así paliar un poco la necesidad económica que se viene.
  2. Unirse a redes de empleo en línea, con un currículo fresco y un nuevo correo electrónico profesional.
  3. Ser sincero consigo mismo es un buen plan, así se puede descubrir si habrá algo nuevo con lo que sentirse realmente cómodo y de ahí nacerán nuevas tarjetas de presentación.
La búsqueda de empleo ya no es un camino pedregoso, sino una mina de nuevas oportunidades por descubrir y habilidades que adquirir. No le temas al desempleo.